Cuba-1.jpg
Dios no nos salva para que podamos sentarnos, pero para que podamos servir. Si Dios te salvó de tu pecado, Él te ha llamado a servirlo de alguna manera especial de acuerdo con tus dones y habilidades.
— Stephen J. Cole

Por Qué d2s?

Porqué hacemos lo que hacemos...

Jesús enseñó que debemos hacer más que satisfacer las necesidades- debemos guiar a las personas al reino de Dios y demostrarles cómo vivir nuestras creencias y llevar buenas nuevas a aquellos que se sienten sin esperanza.

Deaf 2 Sordos es una respuesta a la oración de un Pastor cubano y de líderes del Ministerio de Sordos de que un sordo cristiano de fuera de Cuba sea llamado por Dios para colaborar con ellos para ayudar a los sordos y personas con dificultades auditivas en Cuba a aprender más y crecer en Cristo. También para ayudar a demostrar cómo podemos vivir de manera efectiva nuestras creencias cristianas como personas sordas que viven en una sociedad predominantemente oyente.

Cuando Dios puso la oración de ellos en mi corazón para servirles, rápidamente dije "Ahhh, espera un momento, Señor, sobre todo este asunto de misionero a los sordos cubanos . . . No parece una gran idea. El lenguaje de señas español o cubano no es uno de mis talentos".

Literalmente, como si fuera una señal, mi amiga cubana, una traductora de español-inglés, que tiene un corazón dispuesto a servir a Dios, dijo... "Sabes, creo que se supone que debo aprender el lenguaje de señas americano e interpretar para ti!" ¿Cómo se suponía que dijera "NO" ahora?

Cuba tiene la tasa de alfabetización más alta de las Américas (98%) y sus iglesias han hecho muy bien al compartir el Evangelio entre su gente. Sin embargo, el sistema educativo del país tiene sus desafíos. La falta de recursos ha significado que, fuera de la mayoría de las ciudades principales, los intérpretes de lenguaje de señas o los maestros para sordos no estén disponibles para la mayoría de los jóvenes sordos en las escuelas regulares.

Los niños sordos que no asisten a escuelas especiales por estar lejos de sus casas aprenden a leer y escribir a cierto nivel en escuelas regulares pero no tienen la oportunidad de aprender lengua de señas cubanas. Eso limita con quiénes se pueden comunicar. Muchas personas sordas de más edad son analfabetas y tienen habilidades lingüísticas limitadas. Quienes viven en comunidades rurales a menudo están aislados y solos. Eso deja a una parte de la población sorda y con problemas de audición de Cuba sin acceso social significativo al mundo que los rodea en comparación con sus pares que oyen debido a barreras económicas, idiomáticas y educativas. Probablemente puedas suponer que ellos tampoco saben mucho sobre Jesús. 

Las iglesias cubanas con ministerios de sordos se han comprometido a extender la mano y proporcionar una educación de lenguaje de señas a los sordos que lo necesiten. Los introducen en la comunidad sorda de su iglesia donde tienen la oportunidad de aprender a expresarse en el lenguaje de señas cubano y formar parte de una comunidad en la que encajan y con la que se comunican en un idioma común. A medida que aprenden a comunicarse, ellos tienen la oportunidad de aprender las Buenas Nuevas de Jesucristo. 

Aquí radica el desafío. La mayoría de nosotros vivimos en una cultura centrada en la audición  caracterizada por el sonido, la música, las voces y la estimulación auditiva. A menudo, el Evangelio se presenta de esta manera. La "forma auditiva" de presentar las buenas nuevas no siempre se adapta bien a las personas sordas, por lo que el mensaje debe ser presentado de una manera ligeramente revisada para que los sordos capten completamente la historia de Cristo y lo que Él ha hecho por nosotros. La forma típica en que se presenta el evangelio deja a algunas personas sordas preguntándose si Dios está destinado para las personas oyentes, no a ellos.

Pastores y líderes de los ministerios de sordos han identificado la falta de materiales apropiados de capacitación ministerial específicos para los sordos y de recursos; que los modelos de sordos cristianos de fuera de Cuba pueden brindar aliento y orientación, así como dónde realmente necesitan ayuda. 

La colaboración de Deaf 2 Sordos con las iglesias de estos ministerios de sordos es una oportunidad para que los sordos cubanos estén expuestos a los cristianos sordos de fuera de Cuba, que también siguen a Cristo y viven con esperanza en sus corazones. D2S ayudará a estas iglesias a obtener y desarrollar materiales y recursos del ministerio que beneficien a las personas sordas y con problemas de audición al aprender que el mensaje de amor y salvación de Jesús se aplica a todos, ya sea que escuchen o no. D2S también ayudará con apoyo financiero que les permita participar en actividades ministeriales que ayuden a los sordos y personas con dificultades auditivas de Cuba a crecer en su fe.

Por favor, únase a Deaf 2 Sordos para hacer una diferencia en la vida de estos sordos cubanos para la gloria de Dios.